Hair Love (2019) corto animado ganador del Óscar y su importancia

A continuación comentaré una reseña meramente personal.

Me emocioné con este corto animado.
Pienso que quizá no sea el mejor corto animado. No considero que destaque por su animación o su realización, pero cuenta una conmovedora historia. Sí, creo que la Academia otorgó este premio para dar un mensaje político, pero lo acepto porque el mensaje me llega.

Nací escuchando que mi cabello es “pelo malo”. De hecho, en Venezuela hay una película llamada “Pelo Malo”. Narra la historia de un niño que tiene el cabello rizado y se lo quiere alisar para la foto de la escuela. Creo que la mayoría con un cabello muy rizado entendemos esa situación. Las personas que me rodeaban, las cuales yo apreciaba mucho, constantemente hablaban mal de mi cabello, por lo que siempre decidí cortármelo al máximo.

Yo veía que gente con pelo rizado también mantenía su cabello corto, decían que ese era el único corte al que les era posible optar. Mientras compañeros de pelo liso podían dejarse el pelo medianamente largo en el liceo, el que yo mantuviera el pelo solo un poco más crecido ya infringía las normas de vestimenta y por lo tanto me exigían cortarlo. Por ello nunca compré buenos acondicionadores ni shampoo, ya que yo había nacido con la maldición del pelo malo.

Un día en el trabajo conocí a una chica que tenía el pelo rizado. Ella me decía que mi pelo era bueno pero estaba muy maltratado, me recomendó cremas y acondicionadores especiales. Yo le decía que no tenía caso, que mi pelo era tan tieso y tan duro que no valía la pena gastar dinero en esas utensilios. Creéme, me dijo, si tratas tu pelo lo tendrás más suave.

Funcionó. Gracias a ella aprendí que no tengo un pelo malo, solo un cabello estigmatizado socialmente. Su consejo me permitió amar mi cabello en estos últimos años. Este corto, desde el título, invita a la gente con pelo rizado a amar a su cabello.

Aún hay gente que hace “chistes” de mi cabello diciendo que parece un trapero y cosas por el estilo. Para ser sincero: no me afecta, porque aprendí a amar mi cabello. Solo me fastidia. Así que sonrío falsamente y sigo la corriente para mostrar sentido del humor. Pese a ello, es algo que me repiten infinidades de veces y que nunca me ha parecido gracioso.

Entiendo la hegemonía cultural en la que estamos sometidos. Seguimos los cánones de belleza de la cultura dominante: europea y estadounidense. Escuchamos la música que la industria nos proporciona, aspiramos a modos de vidas que están alejados de nuestra propia realidad porque somos los oprimidos; así lo ilustra bien la última película de Bong Joon-Ho, Parasite. Entre tantos hechos tangibles en los que se ve ilustrada dicha opresión, hay un hecho simbólico y ese es el cabello. Lo africano, lo negro, lo rizado nos parece raro, malo, feo, hacemos burla de ello pese a nuestra condición de mestizos.

Solo lo observo, ya no me importa. Antes me importaba, ya no. Si en algún momento llegaran a hacer alguna broma por el rasgo étnico de alguien ustedes podrían preguntarse: ¿Por qué a caso lo que tengo yo me hace mejor? ¿Por qué me hace más “bello”?

Esto es lo que nos comparte este corto animado: el amor propio y, más aún, la aceptación de aquellos rasgos étnicos que forman parte de nosotros y que heredamos de nuestros ancestros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s