Habrá un mañana

Abrió los ojos, sus sábanas le cubrían todo el cuerpo retorcido. La habitación, helada. Pareciera que hubiera dejado la ventana abierta, con lo despistado que ha estado últimamente. Pero, en realidad, no, su ventana no cerraba del todo por defectos propios de la construcción. El invierno llegó y aunque estuviera bajo el calor de las mantas, su rostro recibía el frío y la neblina.

Se levantó y preparó su almuerzo, había dormido todo la mañana. Aunque se dijo a sí mísmo: mañana me levantaré temprano y prepararé todos mis quehaceres, su cuerpo prefirió otra cosa. Tomó la alarma y la apagó y así, una vez más, durmió más de once horas seguidas. Quienes lo conocieran, sabrían que él siempre ha sido de dormir poco, de hacer mucho. Todo el mundo lo piensa como alguien simpático y loco. ¿Cómo vas a dormir tan poco y rendir bien en todo lo que te propones?

Pero esta vez era distinto, tomaba su taza de café y miraba por la ventana, el cielo gris no brillaba igual. Nada se veía de la misma manera. Las gotas de la ducha no emitían sonido y dolía la ropa al colocársela, dolía caminar hasta el metro.

Mañana será otro día, pensó. Pero hoy era el día que pensó ayer. Meses atrás se sentía la persona más laureada de la universidad, habría conseguido todo lo que se propuso, llegar tan lejos como sus capacidades en aquel momento le permitían. Todos conocían su nombre y su rostro, eso pensaba él, eso sentía él, eso le hacía feliz. Así creía.

La vida es tan simple como ir desenredando nudos. ¿Cómo?, sí, le dijo esa chica rubia que tanto llamó su atención cuando era un niño en los scouts. La vida está llena de nudos, algunos más enredados que otros, pero una vez que los desarmas, todo es más sencillo. La vida está llena de nudos, recuerda.

Pero ¿cómo se formó este nudo que siento constantemente? pensaba a menudo. Mientras estuvo afuera de la sala de clases, esperando que llegara la profesora a realizar la prueba, sus amigos le saludaron con el mismo afecto de siempre, él quería genuinamente sonreirles, pero las mejillas le pesaban como un buque y tan solo atinó a decirles que estaba bien. El nudo que no podía desenredar.

Meses atrás Sofía una vez lo vio llegar a clases, sonriente y campante. ¿cómo haces para estar tan feliz siempre?, le preguntó. ¿Yo, feliz?

Podía pensarse feliz de vez en cuando. Ahora mira hacia atrás y entiende que efectivamente lo era. La gran pregunta que se hacía ¿Por qué ahora no lo sería? No podía responderse a sí mísmo, pero tampoco quería incomodar a otros. Sentía que no podía hallar la respuesta en los demás a algo que tampoco logra hallarse en sí mísmo.

¿Estaba nublado? No. José, oye, ¿no sientes frío?, le preguntó a su compañero. ¿Por qué lo tendría? ¿No ves el sol? ¡Parece verano!

¿De verdad? Yo lo veo nublado. Volver a casa durante esos días era sentir que llegaba a un refugio donde debía encontrar cobijo en sus sueños. Cada hora que pasó, era un color que perdía de sus ojos, un sabor que ya no estaba en su paladar. Todo el mundo lo conocía, eso creía, eso le hacía feliz, lo creía genuinamente; pero ahora le duele que le saluden. Preferiría quedarse arropado todo el día.

A veces llueve, siempre está helado. No se moja, sus ojos quisieran hacerse lluvia, pero prefiere no evidenciarlo tanto, intenta recuperar los colores que el pasar de las horas le habían quitado. Mañana será otro día pensó, pero a veces le invadían pensamientos que le cuestionaban si realmente quería un mañana.

¿Habrá un mañana? Caminar del metro duele, respirar cuesta. Subir las escaleras, abrir las rejas de la casa, abrir la puerta, tomar un cuaderno. No queda más que volverse a dormir, mañana será otro día, pensó. Antes de retorcer su cuerpo en ese frío gélido, quizá hallaría en las sábanas el calor que estaba perdiendo, la calidez que ya se había ido.

Un comentario en “Habrá un mañana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s