Inconcluso VI

Sé que he sido ingenuo y cada hora
que transcurre me siento más tonto
porque aunque no lo quiera, te espero.

Me niego a creer que todas las noche
en la que me desvelaba imaginando
tu risa, leyéndote y sintiendote al lado
fueron un vil engaño, una mentira,
un estado de locura o un sueño difuso.

Me sigo cuestionando por qué te has ido
de mi corazón. Me atemoriza pensar en tu
regreso, lo ansío y lo aborrezco, me siento
muy tonto porque sé que no debo, pero
aquí estoy diciéndote: te espero.

Te espero y no te espero, porque tu regreso
tampoco tiene sentido, sé de tu capacidad
muy desarrollada del olvido, sé que ya yo
debo estar borrado de tus recuerdos.

Para qué volver, sí sé que si lo haces será
para concretar un último adiós.
Me encantaría que te dieras cuenta:
estás equivocada. Me encantaría que hubieras
dado el beneficio de la duda a tu juicio apresurado.

Pero aquí estoy yo, ajeno a todo,
Sonriendo como si fueras una pesadilla
de la que ya no tengo los detalles
distante y abstracta. Pero a veces,
solo a veces me pongo lúcido y me doy
cuenta, cariño mío, de que el olvido,
aunque olvido sea, está cubierto de
recuerdos dolorosos.

Anuncios

Un comentario en “Inconcluso VI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s