Inconcluso II

Qué rápido ha concluido esta historia que
prometía implícitamente permitirme tocar
las nubes, subir el Himalaya y encontrar
la olla de oro al final del arcoíris. 

Todo fue confusión, pero dentro de esa
niebla, siempre hubo esperanza y alegría.
Ahora todo acabó tan rápido y es normal
que sienta el shock de lo inesperado.
es normal que aún no me haya levantado
de la pena que produce la incertidumbre.

Aún recuerdo las calles de Rancagua,
aún recuerdo el café que nos prometimos
y que nunca llegó. No quiero escuchar jamás
Skinny Latte de Vainilla con Leche de Soya
para que ese conjunto de palabras no
produzca un conjunto de lágrimas saladas
que caigan en mi café amargo y frío.

Aún recuerdo tu mirada de bienvenida,
cómo quisiera pronto olvidar este adiós.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s