La prisión, una de tantas

Queda tan solo 5 minutos para
escribir este poema, qué importa
la métrica, si no escribo me muero.

Afuera está el bus que me lleva
al trabajo, el trabajo que me desgrana
me enajena, me siento distante
cuando termina el día estoy barbárico.

Me baño, la lluvia rocía mi cuerpo
mi mente marchita y mis ojos ajenos
Me visto, ya los minutos se comprimen
y las horas pasan lento, lento.

Quedan tan solo 5 minutos para
escribir este poema, ojalá renunciar
a la vida, llorar en la pega.

 

 

Un comentario en “La prisión, una de tantas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s